Imprimir esta página

 

C E N A C U L U M
en comunión con la Iglesia católica apostólica romana
   
   

CENACULUM es una comunidad de católicos comprometidos con la oración confiada, perseverante y solidaria. El compromiso desinteresado de todos sus miembros es el rezo diario por las intenciones de la comunidad y de todas aquellas que, a través de este sitio, se confían a su oración. Inspirados en el Cenáculo de Jerusalén ésta comunidad intenta revivir esa experiencia divina, "donde los discípulos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de María, la madre de Jesús."


Cenáculo (del latín cenaculum)
Leemos en las sagradas escrituras que luego de la Ascensión de Jesús a los cielos, los apóstoles volvieron a Jerusalén, y "subiéronse al cenáculo donde tenían morada, Pedro y Juan, Santiago y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, y Simón, el Zelador, y Judas, hermano de Santiago. Todos los cuales, animados de un mismo espíritu, perseveraban juntos en oración con las mujeres y con María, la madre de Jesús, y con los hermanos de Este.", Hech 1, 13-14

Comentario de Mons. Juan Straubinger (Mayo 1, 1942)
"Cenáculo se llamaba a la parte superior de la casa, el primer piso, solamente accesible por fuera mediante una escalera. En el cenáculo se albergaban los huéspedes y se celebraban los convites. De ahí su nombre. El texto griego dice: el cenáculo, lo que sólo puede referirse a un cenáculo conocido, esto es, aquel en que los apóstoles solían reunirse y donde Jesucristo había instituído la Eucaristía. Se cree que se hallaba en la casa de María, madre de Marcos (ver Hech 12,12). El local se señala aún en Jerusalen, como uno de los santuarios más ilustres de la cristiandad, si bien está en poder de los musulmanes."

Los cenáculos
A partir de la experiencia del Cenáculo de Jerusalén los encuentros de oración comunitarios  - fuera de la celebración eucarística - se acostumbran a denominar cenáculos. En ellos los fieles nos congregamos periódicamente para rezar juntos el Santo Rosario, y/o la Liturgia de las Horas; para compartir testimonios y/o asistirnos mutuamente. Estos encuentros se realizan espiritualmente en torno a María, la Madre de Jesús y Madre nuestra, dispensadora de todas las gracias.

De alguna manera, en estos cenáculos se revive aquella experiencia divina del Cenáculo de Jerusalén, auténtica cuna del Santo Rosario. En efecto, "se puede decir que en el Cenáculo nació la oración del Rosario, pues allí los primeros cristianos comenzaron a contemplar con María el rostro de Cristo, recordando los diferentes momentos de su vida terrena.", S.S. Juan Pablo II, Regina Caeli, 25/05/2003.

El propósito de CENACULUM
Este sitio es un intento por unir en la oración solidaria a católicos de habla hispana dispersos por el mundo, esto es, este sitio pretende alentar la conformación de una comunidad de personas que - aunque distantes entre sí y sin conocerse personalmente - persevere en el rezo solidario: orando todos por las intenciones y necesidades de todos, todos los días.

Sin pretender con esto suplir en absoluto la experiencia de los cenáculos presenciales - experiencia religiosa que se alienta fervorosamente - con el desarrollo de esta comunidad se busca sí ofrecer un canal más por medio del cual unir en la oración a muchos católicos dispuestos loablemente a ofrecer solidariamente sus oraciones por las necesidades del prójimo, aunque no lo conozca personalmente, con un auténtico y genuino sentido de Iglesia.

Sobre la oración cristiana el Catecismo de la Iglesia católica nos enseña que ella es la clave para mantener una relación viviente y personal con Dios vivo y verdadero, afirmando que el Misterio de la Fe "exige que los fieles crean en él, lo celebren y vivan de él en una relación viviente y personal con Dios vivo y verdadero. Esta relación es la oración.", n° 2558. 

Es entonces que si, en algo y a alguien, este sitio contribuye a profundizar la relación viviente y personal con Dios, nuestro objetivo habrá sido alcanzado.

Acerca de los contenidos del sitio y el espíritu de comunidad
Con los contenidos ofrecidos en este sitio se pretende invitar, alentar y facil
itar la oración frecuente tanto personal como litúrgica. Dirigido especialmente a los laicos - aunque también a manera de subsidio pastoral para los consagrados y ministros -, se ofrecen guías completas para el rezo del Santo Rosario, del Via Crucis, y la Coronilla a la Divina Misericordia. Respecto de la oración litúrgica este sitio ofrece los textos litúrgicos completos para el rezo de las horas principales de la Liturgia de las Horas, esto es, Laudes, Vísperas y Completas. Se incluyen también completos textos introductorios a la oración oficial de la Iglesia.

Como forma de favorecer la perseverancia en el rezo de la Liturgia de las Horas, se ofrece el servicio La Liturgia de las Horas en su email mediante el cual se envía gratuitamente por email cada día los formularios litúrgicos completos para el rezo de Laudes, Vísperas y Completas.

La actividad comunitaria se desarrolla a través de la oración solidaria de los miembros de la comunidad por las intenciones comunitarias. Para ello se invita a los fieles que visitan el sitio a que voluntariamente, y por un periodo de tiempo determinado, se adhieran como miembros de la comunidad orante asumiendo el compromiso de rezar diariamente por las intenciones comunitarias. Las intenciones comunitarias incluyen las del Santo Padre para cada mes, las propias propuestas por la administración de la comunidad y las que voluntariamente las personas anoten como intenciones particulares. 

Las intenciones particulares que las personas pueden anotar tienen un plazo de vigencia. Este plazo es elegido por quien escribe la intención. Esta caducidad está pensada para evitar la acumulación de intenciones que con el tiempo pueden volverse caducos. La posibilidad de renovar las intenciones vencidas obliga, asimismo, a mantener viva y mentalmente presente la intención confiada a la oración de la comunidad. La oración de unos por otros es el corazón que da vida a CENACULUM. 

Mensualmente la administración de CENACULUM pide una Misa por todas las intenciones de la comunidad, incluyendo ellas también todas las intenciones particulares anotadas y vigentes a esa fecha.

Se invita también a todos los que contribuyen a la comunidad, esto es, a los miembros comprometidos a rezar, a los que anotan intenciones particulares y a los que visitan el sitio; a que recen con frecuencia la Oración de la Comunidad CENACULUM, oración compuesta especialmente para rogar a Dios por los frutos de la comunidad. 

Con fecha 3 de octubre de 2005, S.E.R. Mons. JOAQUÍN MARIANO SUCUNZA, Obispo Auxiliar y Vicario General del Arzobispado de Buenos Aires, ha otorgado el IMPRIMATUR a la Oración de la Comunidad CENACULUM.

A modo de subsidio se ofrecen también catequesis sobre diversos temas, documentos eclesiales, las lecturas de la Misa del día, etc. 

Con fecha 3 de Noviembre de 2009 se ha celebrado una alianza entre la administración de este sitio y Catholic.net por el cual CENACULUM pasa a formar parte de la gran familia del portal católico Catholic.net. A partir de esa fecha hemos sido autorizados a incluir la leyenda y logotipo que certifican que este sitio es miembro de Catholic.net.(ver la certificación de la membresía)

El desarrollo, operación y mantenimiento de este sitio es soportado totalmente por su administración laica aunque contando con el paternal aliento de sacerdotes que brindan la tranquilidad a los administradores y a los usuarios del sitio que sus contenidos están en un todo conforme a la doctrina y enseñanzas de la Iglesia católica apostólica romana. 

La administración de CENACULUM no acepta donaciones de ninguna naturaleza, y ofrece absolutamente gratis todos sus desarrollos y servicios.

Nuestra comunidad ha sido puesta bajo la protección de santa Catalina de Siena, virgen y doctora de la Iglesia, cuya memoria se celebra el 29 de abril, día en que, en el 2004, se comenzó el desarrollo de este sitio.

Quiera Dios que este sitio, confiado a la Virgen María, la Reina del Cielo, sirva de estímulo para acrecentar el espíritu de oración, contribuya a la unión entre los católicos y personas de buena voluntad, profundice los lazos de comunión con el Papa, y sea, en definitiva, un instrumento útil a los planes salvíficos de Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, para quien sea el honor, el poder y la gloria, por los siglos de los siglos.

 

La Administración de CENACULUM
info@cenaculum.org