VIA CRUCIS
Meditado por San Alfonso María de Ligorio

  

Tercera estación

Jesús cae la primera vez debajo de la cruz

Jesús cae la primera vez debajo de la cruz

V: Te adoramos, Cristo, 
y te bendecimos.
   
R: Porque con tu Santa Cruz 
redimiste al mundo.
  

Considera esta primera caída de Jesús debajo de la Cruz. Sus carnes estaban despedazadas por los azotes; su cabeza coronada de espinas, y había ya derramado mucha sangre, por lo cual estaba tan débil, que apenas podía caminar; llevaba al mismo tiempo aquel enorme peso sobre sus hombros y los soldados le empujaban; de modo que muchas veces desfalleció y cayó en este camino.
  

Silencio meditativo

   

AMADO Jesús mío: más que el peso de la Cruz, son mis pecados los que os hacen sufrir tantas penas. Por los méritos de esta primera caída, libradme de incurrir en pecado mortal.
  

Os amo, ¡Oh Jesús amor mío! más que a mí mismo,
y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido;
no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez;

haced que os ame siempre
y disponed de mi como os agrade.
Amén.
  

Padrenuestro - Avemaría - Gloria

    

Amado Jesús mío,
p
or mí vas a la muerte,
q
uiero seguir tu suerte,
m
uriendo por tu amor;
p
erdón y gracia imploro,
t
ransido de dolor.
  

segunda estación

cuarta estación

Inicio del Via Crucis

via_crucis.ppt (1250 kb)